Invitación para entregarnos al Gran Misterio

La mayoría de nosotros estamos habituados a vivir en una constante búsqueda de seguridad y estabilidad, así como en torno al cumplimiento de expectativas, sean estas internas o externas. Hemos vivido inmersos en y persiguiendo ideas de quien deberíamos ser, cuando, como, donde, al punto que hemos elegido ponernos al hombro una pesada carga que comúnmente nos genera desasosiego, infelicidad y drena nuestra energía vital. En esta búsqueda, como algunos probablemente hemos experimentado, continuamente nos encontramos chocados, confrontados, atascados, al vernos girando en incongruencias, incoherencias, ambivalencias, visiones opuestas y decepciones por las cuales hemos sufrido, hemos hecho sufrir a otros, y hemos puesto casi todo de nosotros para tratar de resolverlas. Y, a pesar que la vida misma, a través de múltiples situaciones, se ha encargado de demostrar que todo intento de predecirla y de controlarla es fútil e ilusorio, muchos hemos continuado el vano camino de insistir que la vida se adapte a nuestras ideas. Para muchos, esto ha resultado en un cansancio profundo que nos ha llevado a dar un giro a nuestra vida, y trascender nuestras propias limitaciones. Entonces, inspirados por continuamente ver a través y habitar más allá de toda esta ilusión, encontrando Paz, Alegría, liviandad y Libertad nos preguntamos, ¿Es realmente posible tener control sobre los acontecimientos de la vida? ¿Necesitamos tener el control?¿Es posible saber con total certeza que es esa vida misma? ¿Es posible resolver el gran enigma de quienes somos y para qué estamos aquí en la Tierra?

Abrirnos al Gran Misterio es permitirnos explorar e indagar sobre nuestras creencias, y en humildad reconocer que sabemos poco –o nada – de lo que realmente está pasando en la vida y sobre que es la Vida Misma. En este sentido, una apertura al Gran Misterio es permitirnos estar en lo desconocido, el no tener dirección ni orientación, el perder un poco o del todo el balance, en el no saber quiénes somos, ni para donde vamos y, de esta manera, soltar la necesidad de tener seguridades, de habitar en lo conocido y la zona de confort – en nuestro ego. Así, abrirnos al Gran Misterio pone a tambalear nuestras estructuras y nos invita a dar un salto al vacío, a darle lugar a lo nuevo ¿Puedes sentir en este momento la libertad y descanso que encuentras al, por lo menos por unos instantes, soltar la necesidad de saber o resolverlo todo, de tenerlo todo bajo control, o de sentirte el único responsable del mundo?

En esta apertura al Gran Misterio yace el descubrir; se nos revela todo lo que hemos creído e insistido que somos, así como todo lo que realmente somos. Este paso es vital para nuestro proceso. Por un lado, significa reconocer nuestras propias ideas y actividad, eso que hemos estado reforzando y haciendo para limitarnos a nosotros mismos y separarnos del otro, lo cual nos ha causado tanto sufrimiento. Y, por otro lado, este salto al vacío significa, al permitirnos ver, escuchar y sentir más allá de toda limitación e ideas de separación (ego), encontrarnos y fundirnos en Unidad, en nuestra esencia, y así recordar como habitar esta Tierra en la Libertad y Felicidad inherente de la Vida misma.

Pequeños – o talvez grandes – inmersiones en lo desconocido y en lo que descubrimos en este proceso, así suene extraño, comienza a cautivarnos. Naturalmente empezamos a enamorarnos del Gran Misterio y a querer habitar en él. Nos enamoramos de la emoción y plenitud de lo desconocido, de la liviandad empoderadora que este permite, y comenzamos a estar más interesados en el no saber, el no necesitar resolver, lo cual, simultáneamente, nos anima a querer descubrir, permitir entrar, y así realmente entender la realidad de la vida misma. Enamorados y al tiempo enraizados en nuestra esencia, sentimos un llamado a confiar plenamente, entendiendo que la más sabia elección es entregarnos humildemente y soltar lo viejo, nuestras corazas y protecciones, nuestras ideas de separación y limitación. Y, como todo enamoramiento real, damos lugar a algo nuevo, algo desconocido pero profundamente íntimo y verdadero; es como retornar a casa, al origen. El Gran Misterio se siente y experimenta y así despierta y transforma profundamente, abriendo paso al Amor. ¿Estás dispuesto o dispuesta a saltar?

Así, mi invitación es que te permitas fundirte en el Gran Misterio. Serás como una roca expuesta a las altas temperaturas de un volcán, de nuestro Padre Kumanday, que entrega su coraza al magma para hacerse Una con las demás. Como estas rocas, aprenderás o profundizarás en como permanecer en quietud interna y externa para así permitir el proceso natural de despertar y transformación que ocurre a través de la meditación profunda, y cuando habitamos en entrega al Fuego del Corazón. En este caminar, te encontrarás con el fuego interior y con herramientas que te ayudarán a clarificar y sanar tus corazas y estructuras egóicas y así darte cuenta que el camino es recordar nuestra esencia y reconocernos como parte, manifestación y co-creadores de un Todo. Fundido, experimentarás que significa vivir desde la Unión y Libertad inherente del Ser, a través de la apertura y el enamoramiento a lo desconocido. Y, así como el magma y lava eventualmente se enfrían para dar lugar a nuevas y variadas formaciones rocosas, día a día, momento a momento, renacerás con un nuevo entendimiento, habitando desde una auténtica y original diversidad. Este llamado es para cualquier persona que tenga la apertura para oír, no importa de donde venga o que practique. ¿Escuchas el llamado de tu Corazón? ¿Estás listo para entregarte a él? ¿A tu Corazón que es la voz del mismo Gran misterio, del mismo Universo?

Gracias. En el vacío nos encontraremos

Esteban Ferrero Botero
Yogui, Sembrador y Guardián del Ecozentro Madre Kumbra

Memorias de un Retiro en el Zendero del Corazón.

Hace un par de días, tuve la bendición de encontrarme con un maravilloso grupo de personas en un Retiro de Yoga y Vida Integral a través del Ecozentro Madre Kumbra llamado Un Ser, un Corazón, una íntima y divina comunión. Por 5 días estuvimos reunidos en una hermosa finca cerca de Manizales en torno a Despertar a la Esencia del Ser que todos somos y Ya Es, a reconocernos como Conciencia Pura y Trascendente, y a evolucionar a través de nuestra apertura y entrega al Fuego del Corazón. Es imposible imaginarse como se desarrollaría este proceso, pero puedo hoy decir con toda certeza, y con un profundo agradecimiento al Gran Misterio, a los maestros y a cada uno de los participantes de este retiro, que fue una explosión de Amor, de apertura de Corazón, de reconocimiento tanto de la esencia Espiritual como Humana, y, en particular, un profundo llamado a crecer, madurar, soltar el pasado y evolucionar, por el bienestar no solamente de nosotros mismos sino de las siguientes generaciones.

Nuestra práctica fue simplemente dejar todo ser tal cual es, alineando así nuestra atención con la Consciencia Siempre Presente del Yo Soy. Puede sonar fácil, pero no necesariamente lo es. En muchos casos estamos solamente enfocados en estar cambiando las cosas, en solucionarlo todo, como con una continua ansiedad de búsqueda por algo ajeno a lo presente, basada en la creencia que algo falta, que algo debe cambiar y ser diferente para ser felices, conectarnos con el Amor y ser quien realmente somos. ¿Pero si soltamos esta insistencia en dicha carencia al permitirnos simplemente ser, que permanece? Dejar todo ser es Ser eso que ya y siempre somos – nuestra esencia – y es permitirnos purificar la ilusión para que se enraíce el Amor y el Entendimiento, guiados, en cada instante, por el Poder que Guía el Camino.

Los primeros días fueron una renuncia a lo conocido para reconocernos en nuestra esencia Trascendente, a través de bastantes horas de silencio en meditación, prácticas de Hatha y Kriya Yoga, deliciosa alimentación y círculos de palabra donde exploramos diversos temas que informaron y guiaron el proceso. Estos días fueron una invitación para darnos cuenta que no somos en esencia nada de lo que está surgiendo “adentro” ni “afuera”, sino más bien ese Observador de todo.

La segunda parte del retiro fue dedicado a encontrarnos con nuestra Humanidad, lo cual vivimos a través de diversos encuentros que nos permitieron compartir y transmitir la Verdad y la Experiencia en confianza profunda, y así reconocernos también como seres con una historia, relaciones, y experiencias que apuntaron en que situaciones encontramos libertad mientras que en otras inhibimos el flujo natural del Amor y nuestro potencial individual y colectivo. A medida que dejamos todo ser, disfrutamos, a través de risas, llanto, entendimientos, y realmente a través de una variedad de experiencias ordinarias y extraordinarias, como la verdad se revelaba ante el arder del Fuego del Corazón.

Y ¿qué encontramos? Para mí, lo más hermoso y poderoso que surgió del retiro fue el reconocimiento del llamado que tenemos, tanto individual como colectivo de madurar, de evolucionar. Se nos abrió la oportunidad de explorar caso a caso la vida de cada uno de los participantes, lo que nos permitió entender de qué maneras cada uno seguía atascado en el pasado, en recuerdos, en ideas de quien debería ser y en condicionamientos culturales, familiares y de nuestras historias personales.

Discutimos diferentes condicionamientos que vemos en el ser – ethos – Colombiano. Claramente, el ser Colombiano es diverso pero, sin embargo, pudimos notar ciertas generalidades en nuestras formas, hábitos, creencias y condicionamientos que iluminaron comportamientos que vemos obsoletos y llamados a dejar atrás. En particular, reconocimos que es natural, e incluso necesario, en el ser humano sentir dolor y sufrimiento, a pesar de que vimos el apego y tendencia infantil a ignorar, evadir, o huir de lo que no nos gusta y nos hace sentir incomodos, así como culpar alguna circunstancia, persona, situación o incluso a un supuesto ego, por ello. En este proceso, se hizo vital aceptar profundamente el dolor y el sufrimiento, así como el miedo que esto causa, lo cual abrió las puertas a realmente crecer. Comparado con lo que la mayoría de gente cree, aceptar esta realidad fue tremendamente liberador.

Y en esta liberación, se reveló una verdad: esencialmente ninguna situación, ni persona, ni entidad, ni condición en el pasado, presente o futuro, puede limitarnos, controlarnos, oprimirnos, o esclavizarnos. Más bien, reconocimos que esta experiencia de limitación, de contracción y sufrimiento, es siempre nuestra propia actividad, una elección condicionada y de costumbre, que ejercemos al elegir consciente o inconscientemente tomar una posición de separación, de víctima desempoderada o de creernos ser el que está al mando de las circunstancias de la vida. En otras palabras, reconocimos el ego, no como un ser adentro o afuera, ni una entidad extraña haciéndonos sentir o actuar de alguna manera, creándonos problemas y dificultades. Más bien, entendimos que somos nosotros mismos – creando así la ilusión del ego – quienes generalmente insistimos en la creencia de que algo falta, que debemos ser y sentirnos de algunas maneras en particular y diferentes a las que ya somos y son, que nos hacen quedar estancados en lo conocido, incluso si esto nos hace sufrir.

Finalmente, reconociendo una común tendencia – muy del colombiano de hecho – de ser casuales con las situaciones y compromisos, nos vimos llamados a responsabilizarnos de lo que veíamos y así tomar decisiones concretas, comprometidas y reales frente a diferentes aspectos de nuestras vidas donde veíamos desorden, donde estábamos generando sufrimiento, y donde nuestras actitudes infantiles y adolescentes no correspondían con quien realmente somos aquí y ahora, limitando así la Evolución y el flujo del Amor y la Sabiduría. De repente, envejecer dejó de ser una carga. Opuesto a la creencia idealizada e infantil que la libertad es no tener responsabilidades y hacer lo que uno quiera, la invitación a evolucionar y abrirnos a lo nuevo se presentó como una bendición muy liberadora y emocionante.

Así como un árbol crece desde semilla para eventualmente dar frutos, los humanos nacemos para convertirnos en abuelos, en servidores dejando frutos y huellas de amor y consciencia. Es lo natural. Hacernos responsables – reconociendo nuestra habilidad continua de responder – nos dispone al servicio. Ya nuestra vida deja de ser una lucha y búsqueda incesante por sentirnos bien, sino que se hace disponible para las demandas del Corazón, del Espíritu, y el beneficio de los demás. No hay forma más sana, real, libre, feliz y enriquecedora que reconocernos, también en nuestra individualidad, como un instrumento de lo divino, de lo trascendente, del Gran Ser que todo Es y moldear así la tierra para un amoroso habitar con y para los demás seres que componemos la existencia.

Hoy, mientras practicaba Yoga Colaborativo en Madre Kumbra con mi padre, quien también participó en el retiro, pude notar un gran cambio en él y en mí. Había espacio, disponibilidad del uno para el otro, amor y disfrute, fluyendo así en el momento y con lo que estábamos haciendo. Al verlo, sentí y reconocí un Amor y admiración profunda por y en él, y por ese abuelo que, incluso con sus años, está dispuesto a continuar despertando y evolucionando.

Gracias, gracias.

Esteban Ferrero Botero
Fundador Ecozentro Madre Kumbra
Miembro del Awakened Life Project

Namaste – nuevo amanecer para el Ecozentro Madre Kumbra.

Querida familia, namaste
Han sido unos días de retiro de clases bastante interesantes, retadores y profundos. Es muy poderoso – y literalmente inimaginable – lo que pasa cuando nos entregamos al Misterio. Lo que comenzó como un llamado al cambio y a restructurarnos como proyecto, se está convirtiendo en algo hermoso y profundo, que siento apenas está comenzando a tomar forma. La verdad, es que darle formas concretas a la vivencia como Ecozentro es, por un lado, complejo, ya que la integralidad de la vida abarca muchos y variados aspectos. Por otro lado, es bastante simple, ya que en esencia practicamos el “simplemente ser” y el “hacer desinteresado” a través de diferentes contextos. Lo que comenzó como una invitación a estructurar una propuesta para compartir, se ha manifestado como toda una exploración interior y el ir materializando todo una invitación a que caminemos juntos el Yoga y la Vida Integral. Y a esto nos dedicamos como Ecozentro: somos una escuela y comunidad de Yoga y Vida Integral para el Despertar y Evolución Espiritual y Humano.

La verdad, veo que este proceso va para largo. La misma apertura al proceso y el habitar la montaña nos ha enseñado que esto – como es el mismo despertar y sendero espiritual – es un proceso continuo, en continuo flujo, estructuración y destrucción un proceso de tiempo y cuidado, de mucha observación, de aciertos y desaciertos y que, por lo tanto, se ira entendiendo, manifestando y evolucionando a través de la misma práctica y el habitar como Ecozentro. Sin embargo, como nos hemos dado cuenta, lo que es realmente sostenible y natural, toma tiempo pero echa raíces profundas y duraderas.

Nuestra visión es fomentar y compartir una práctica de Yoga y Vida Integral, la cual nos invita a reconocernos como esencia trascendente y al mismo tiempo como una manifestación de esta esencia que es cuerpo, es materia, es energía manifestada. Además, esta propuesta nos invita a ver el Yoga como un proceso que abarca los diferentes aspectos del ser y el hacer, que nos invita a tomar consciencia de quienes somos, como estamos viviendo y cómo podemos responder amorosamente a la vida, y el cómo habitar en coherencia, salud y armonía con el tejido interdependiente que somos, con la Tierra y la Naturaleza. Anhelamos con todo el corazón y humildad compartirles lo que hemos entendido, practicado y nos ha funcionado en este proceso de despertar y de habitar una montaña rural.

Por ahora, el llamado es a sostener las actividades y prácticas que ya estamos realizando en el Ecozentro Madre Kumbra – como las residencias de yoga, yoga colaborativo, activismo sagrado y retiros – de las cuales iremos compartiendo más información. Además, iremos poco a poco abriendo clases de Hatha yoga y meditación, así como otras propuestas muy interesantes, a medida que vamos enraizando y organizando la práctica de Yoga y Vida Integral. Lo que sí está claro en este momento, es el llamado a darle más dirección a nuestras clases y entrenamientos para que estas sean más contenidas, profundas y reales; y así será.
Por esta razón, comenzaremos nuestras prácticas de Yoga y Vida Integral, enfocándonos primero en generar unas bases sólidas de la esencia de la práctica a través de la meditación y el Hatha Yoga.

Por ahora, las clases serán simultáneamente presenciales y virtuales. Para quienes estarán presencialmente, hay un cupo máximo de 6 personas, por lo que deben reservar su cupo presencial con mínimo 12 horas de antelación. Los demás podrán estar de manera virtual. Como ha sido el caso con nosotros desde hace un tiempo, proponemos dos tipos de economía: el dinero o la economía colaborativa.

Para comenzar y por el mes de Julio 2020, estamos ofreciendo sin costo extra el registro de inscripción al Ecozentro Madre Kumbra que incluye una asesoría gratis personalizada de 30 minutos. Además, durante este mes las tanto las clases individuales como las afiliaciones y paquetes de clases/prácticas tienen una promoción de 2×3 (paga 2 y usas 3, para ti o para otras personas).

Miles de bendiciones para tu camino y práctica

Sinceramente,
Esteban Ferrero Botero
Fundador y guardián del Ecozentro Madre Kumbra

Hoy y cada día, Yo Paro: La meditación como camino para Parar interiormente.

Hoy vivimos momentos muy importantes para nuestra nación y fundamentales en ese construir de un mundo más amoroso, armonioso, libre, sano y en paz. Se siente un clima de despertar social, político y ambiental, o por lo menos así lo experimentamos desde acá. Se está hablando de política, de cambios, de problemas sociales y de cosas por cambiar. Se está marchando, se está tocando la cacerola, nos estamos re-uniendo. Siento que además de emocionante y movido, eso es muy necesario y está muy bien.

En mi experiencia como practicante y profesor de Meditación, Yoga y del arte del Auto-reconocimiento, he podido darme cuenta que cada vez que se prende la luz, como es el caso cuando estamos meditando o practicando Yoga, todo lo que estaba escondido en la oscuridad se manifiesta, se hace visible. No es que la meditación cree dolores y calambres en las piernas, sino que muestra la elasticidad y fuerza que debemos mejorar en nuestra postura. No es que la meditación nos haga pensar más, nos arrastre a una tormenta emocional o nos genere un estado de plenitud y éxtasis, lo que veo es más bien que esos pensamientos, emociones y experiencias ya estaban ahí y ahora se manifiestan, ¿dónde más van a estar si no es dentro de Uno? Lo que pasa es que andando en piloto automático en la cotidianidad no nos damos cuenta, estamos dormidos, en la oscuridad.

Así mismo, la luz social que hoy esta iluminando Colombia y el mundo, está permitiéndonos ver muchas de las condiciones y situaciones sociales, ambientales, culturales y políticas que de pronto muchos de nosotros no habíamos querido ver pero que ya están ahí, en nuestra sociedad, en nuestro Ser colectivo. Los actos de violencia y represión de ambos frentes, la manipulación de los medios para hacernos creer una versión en particular, las peleas que se generan entre amigos y familiares por desacuerdo de opiniones, las rígidas posiciones de derecha e izquierda, son todas manifestaciones de un ethos – una forma de ser – cultural e histórica que es parte de lo que somos y hemos sido y se nos ha inculcado y naturalizado. De igual manera, las confusiones, miedos, frustraciones, y tendencias a juzgar, manipular y reaccionar agresiva y egoístamente en aras de un beneficio propio y de tener la razón son la expresión individual de lo que vivimos colectivamente y que nos han ensenado, tratan de continuar enseñando pero aún más importante, hemos estado reproduciendo nosotros mismos. Es fundamental que entendamos que ninguna de estas manifestaciones – interiores o exteriores – ni son algo nuevo, ni existen separadas de nosotros. Así que, cuando paramos y estamos en quietud y silencio, o como cuando hacemos actividades que retan nuestra zona de confort como es el caso de un Paro Nacional, es inherentemente una invitación a Despertar, prender la luz y ver que está ocurriendo –afuera y dentro – para que nos dispongamos y abramos a reconocernos y limpiar, sanar, transformar y evolucionar.

Una de las definiciones de la meditación es “ver claramente”. En estos momentos donde muy seguramente a todos se nos mueven muchas fibras debido a tanto movimiento interior y exterior, es muy posible que notemos neblina en el corazón, la visión, la palabra y la acción. Y en esa neblina formada de miedos y demás patrones mentales y emocionales, posiblemente nos encontremos contrayéndonos, pensando solo en nosotros mismos, y reaccionando de una manera separadora y limitante, creando división entre tú y yo, nosotros y ellos, los de derecha y los de izquierda, los buenos y los malos, los que tenemos la razón y los que no, alimentando de esa manera esa misma condición e ignorancia humana que estamos llamados a trascender. Por favor, te invito a que consideres esta idea y que tengas la humildad de reconocer que esto también puede estar surgiendo en ti. Pues si crees que eres “muy bueno y has trascendido”, pues inherentemente es porque hay un “muy malo” y retrogrado.

Y he aquí, la razón más profunda que te invito a considerar para que pares y medites. No te invito a que trates de generar compasión, ni paciencia, ni amor hacia ti ni el otro, puesto que esto ya está adentro y naturalmente florecerá a medida que lo permitas TÚ. No te invito a que trates de resolver un problema, puesto que debes soltar la idea de que esto – o cualquier cosa – es un problema. Más bien, te invito a que pares, respires, observes y reconozcas que hay entre cada respiración y entre cada pensamiento, emoción, interpretación y juzgamiento. Que existe antes, entre y después de cada movimiento que surge? Y abre espacio en ti para darte cuenta que en Esencia, en Espíritu, en Conciencia Pura, en la Realidad Misma, nada ni nadie, en lo más absoluto, es más ni menos que nadie, ni mejor ni peor, ni de arriba ni de abajo, ni blanco ni negro, sino que Todo y todos simplemente es y somos. La separación, la división, los bandos, y todo juzgamiento son solo un concepto sesgado y una ilusión impermanente de la vida, que podemos elegir no alimentar más. Experimenta y date cuenta por tu mismo. Esto ya es la revolución; es vivir enraizado en Libertad, en Felicidad, en Paz.

En estos momentos de cambio se hace critico el para a meditar. Está muy bien – y es fundamental – que también se salga a marchar o protestar y así mantener esta luz encendida, pero, por favor recuerda, que si no hay un reconocimiento interior, un reconocimiento que “Yo Soy la Sociedad, Yo Soy Colombia, Yo Soy la Naturaleza, Yo Soy Tu” estaremos ignorando los cimientos de un nuevo país que comienza, construye y reproduce SIEMPRE y PRINCIPALMENTE dentro de cada uno de nosotros

Así que, estés en Paro marchando o no, te invito a que pares internamente, así sea un ratico cada día y hasta disponible al Misterio que realmente eres, con fuerza, humildad, confianza y entrega. Permítete darte cuenta que nuestra esencia vital, nuestra Verdadera Naturaleza y quien realmente somos, es y existe más allá de toda dualidad, de toda separación y limitación. De ahí, ya es tu elección y responsabilidad cómo vives tu vida, como vives este Paro Nacional y estos cambios mundiales que se están dando, como respondes a la Luz y lo que nos está mostrando. Confío que si así te abres a quien realmente eres, tu decisión será guiada por el Corazón y ya será libre, sin ningún dogma, ya será revolucionaria. Así me entrego a vivir yo este Paro, desde el Corazón; no desde la opinión, la separación, la posición o la o-posición.

Gracias por tomarte este tiempo de Parar y leer. Si quieres acompanarnos en nuestras meditaciones o quieres aprender mas, eres mas que bienvenido.

Esteban Ferrero Botero
Fundador y Profesor de Yoga y Vida Integral, Ecozentro Madre Kumbra

Bendito es el cambio. Gracias YogaTé por estos años de práctica.

Familia bendecido día,

Todo cambia, todo está en constante flujo, todo está evolucionado, desde nuestros cuerpos, mentes y almas, hasta las plantas, los rios y las galaxias. Bendito es este proceso que nos permite morir, renacer y darle lugar a lo nuevo. Bendito es este proceso que permite que la vida continúe. Así mismo la transformación aplica en nuestra práctica y entendimientos, los cuales deben reflejar hacia donde nos proyectamos y los frutos que entregamos a los demás.

En estos momentos de recogimiento, de escucha del Corazón y de la Naturaleza, hemos encontrado que es el momento para que YogaTé y Madre Kumbra también evolucionen. YogaTé inició como escuela y hogar de yoga a finales del 2014, habiendo sido intencionado como una propuesta para el encuentro en comunidad hacia una vida sana y consciente, y para co-crear esa vida y cultura que todos nos merecemos. En nuestra trayectoria, hemos enseñado la práctica de Yoga y meditación a cientos de personas a través de clases, talleres, EncuéntraTes, y retiros grupales, personalizados y empresariales. Algunos con quienes comenzamos, aún seguimos practicando hasta el día de hoy. Personalmente, me siento infinitamente agradecido por mis aprendizajes en YogaTé y lo que me he transformado a través de este proyecto.

Uno de los entendimientos más profundos en estos 5 años y medio ha sido que la práctica de Yoga es mucho más que posturas, es más que quedarse quieto por una hora, que respirar bien y profundo y de una búsqueda para sentirnos mejor. Ante todo, el Yoga es Unión, es el encuentro y enraizamiento con quien realmente somos más allá de toda dualidad. Y, al tiempo, Yoga es la invitación a reconocernos, cuidarnos, y cultivarnos en los diferentes ámbitos del Ser y el Hacer. Así, el Yoga es una forma de vida que cada uno de nosotros encuentra por si mismo a través de su propia experiencia. El Yoga es una invitación a que nos reconozcamos y nos entreguemos al anhelo más profundo del Corazón. El Yoga es transformarnos, permitiendo que naturalmente crezcamos. El Yoga es servicio a eso más grande, más profundo, a la Totalidad. El Yoga es Felicidad, Libertad y Dicha, es Bienestar, tanto individual como colectivo. El Yoga eres Tú, y lo reconoces cuando te permites ser y habitar en presencia. Por lo tanto, el Yoga es integralidad, y así sentimos debe ser vivido, practicado y compartido, si queremos realmente tener un despertar y transformación profunda en nuestras vidas y en la sociedad en general.

Desde esta integralidad, abordamos hoy el Yoga y así anhelamos compartirlo. Si bien el Hatha Yoga es vital para tener un cuerpo, mente y energía sana y disponible para un buen vivir, también es fundamental el cuidado de la alimentación, nuestros hábitos de vida y como nos estamos relacionando a nosotros mismos, el otro y la Naturaleza (yamas y niyamas). Si bien sentirnos bien es clave, también lo es servir a los demás desinteresadamente. Si bien el Yoga es ser Libre, también lo es trascender nuestras limitaciones y formas en que inhibimos nuestro potencial humano.

Desde estos entendimientos, hoy tenemos la alegría de compartirles que YogaTé y Madre Kumbra evolucionan para ser uno solo, el Ecozentro Madre Kumbra, una escuela y comunidad de Yoga y Vida Integral consagrada al Despertar y Evolución Espiritual y Humano. Desde el Ecozentro Madre Kumbra, queremos compartirles una propuesta de Yoga y Vida Integral, donde podrán practicar no solamente Hatha Yoga y Meditacion sino también donde encontrarán otras herramientas y prácticas, así como un contexto de vida consciente y sostenible. Continuaremos compartiendo nuestras clases y entrenamientos, tanto presencial como virtualmente, así como nuestros retiros y encuentros de práctica, pero también incluiremos y resaltaremos las prácticas de Yoga Colaborativo, Activismo Sagrado y de vida sostenible y resiliente, como ha sido la labor que ha realizado Madre Kumbra en los últimos 4 años. En estos momentos de transformaciones sociales profundas y donde vemos la vulnerabilidad de muchas de nuestras formas de vida, sentimos que esta propuesta puede ser un excelente aporte para todos y la Tierra.

Internamente, el cambio está hecho. Prontamente les estaremos informando más detalles de cómo serán las clases y el resto de la propuesta. Por ahora, iremos haciendo cambios en nuestras redes y páginas web. Les pedimos por favor paciencia para ello. Esperamos e intencionamos que estos cambios sean de beneficio para todos.

Muchas gracias de corazón por estar acompañando y siendo parte hasta ahora y esperamos que continúe así. Hoy entendemos que el cambio comienza desde cada uno de nosotros, pero se vive en y para la comunidad, para los demás.

Bendiciones para todos,
Esteban Ferrero Botero
Fundador YogaTé y Madre Kumbra

EnglishSpanish